Aprendiendo a disfrutar el presente

A menudo nos marcamos objetivos o pequeñas metas que queremos conseguir. Esto nos ayuda a seguir adelante, nos ilusiona, e incluso desarrolla nuestra creatividad, pero requiere tiempo para que suceda y la mayoría de las veces nos olvidamos del momento presente y de disfrutar en el proceso hasta lograrlo. A veces, tenemos mucha paciencia con los demás y muy poca con nosotros mismos, queremos que sucedan las cosas cuanto antes. Los proyectos, la vida en si misma, son un proceso y cada momento de ese proceso, puede traernos alegrías si tomamos conciencia del presente y nos olvidamos de lo que no hemos conseguido o está por alcanzar. Si aprendemos a obsequiarnos con lo que sí hemos logrado, sentiremos gratitud,  y esto es esencial para nosotros mismos, el aprender y saber apreciar lo que sí ha llegado y nuestros logros por pequeños que sean. Disfruta del momento presente, aún cuando te hayas planificado un objetivo que esté por venir. No es aconsejable que toda nuestra felicidad dependa de conseguir o no ese objetivo marcado, ya que esto puede provocarnos estrés, ansiedad e incluso frustración si resulta inalcanzable. Cuanto te sientas agobiada o agobiado, vuelve al momento presente y aprecia lo cotidiano, lo que te rodea, y toma conciencia de ello, reconociendo y valorando tus propios esfuerzos y tus progresos. El día a día es un proceso de crecimiento y sanación y debemos dejar que cada paso ocurra en su momento, sin forzarlo. Aprendiendo a vivir la vida de forma consciente. Párate y siente gratitud en lo cotidiano y en la belleza que nos rodea.

4 Respuestas a “Aprendiendo a disfrutar el presente

  1. Tomar conciencia del presente continuo en el que vivimos es mas bien una forma de pensar y ver lo que nos rodea, va implicito en la manera de ser de cada cuál, sin embargo la sociedad nos rodea y hace olvidarnos de nosotros mismos a menudo

    CARPE DIEM

    Me gusta

  2. A veces corremos más de lo que nuestro cuerpo y mente pueden soportar. Queremos evolucionar y conseguir nuestros objetivos, pero nuestras metas cada vez son mayores, así como la energía, esfuerzo y dedicación que se requiere para conseguirlas. Y yo me planteo ¿para qué? ¿con lo que tenemos y nos rodea cada día podemos ser felices? ¿cuando decimos que es suficiente? ¿nos ponemos límites?Lo que siento es que por circunstancias de la vida nos demos cuenta demasiado tarde de que las ansias de un futuro “mejor” nos resten felicidad y dedicación en el presente.

    Me gusta

  3. al hilo de vuestros comentarios, estaría bien recordarlo cada día, también es algo que se puede aprender poco a poco si quieres romper hábitos adquiridos que a os resulten insanos. Puede que ya lo practiquéis, pero sino, os propongo un ejercicio muy bueno que consiste en practicar la respiración consciente, nos ayuda a “situarnos” en el ahora, si la practicamos a diario, cuando tengamos demasiada sobre-activación, nos aportará más tranquilidad.
    Un abrazo enorme a los tres 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s